Los Dos Dioses

Por Otro Monitor
0 comentarios
0 favoritos
1182 visitas

-

0 valoraciones


Desarrollo

Érase una vez dos dioses, un dios y una diosa, que iban de viaje volando por el cielo. Por el camino vieron a una familia con aspecto de muy pobres. La familia estaba formada por una mujer, el marido y un hijo. Iban muy mal vestidos, llevaban un burro y con aspecto de no tener mucho dinero.  

La diosa, al verlos, sintió lástima, y enseguida le dijo al dios: “Míralos, no te da pena esta pobre gente. Tú que eres tan poderoso podías hacer algo por ellos. ¿Por qué no les concedes un deseo?.  

El dios respondió: “Mira, están vivos. Tienen dos manos, dos piernas, dos ojos, dos orejas. Físicamente no les pasa nada. Están bien. Por otro lado, tenemos muy poco tiempo porque vamos de viaje y tenemos el tiempo justo. No podemos entretenernos”.  

Pero la diosa no se quedó conforme e insistió: “Si solo es un momentito. Con tu poder puedes conseguir lo que quieras”.  

Al final el dios cedió y bajaron los dos a la tierra. Se acercó a la familia y el dios le dijo: “Bueno, os voy a conceder un deseo a cada uno de vosotros. Pero daros prisa porque no tengo tiempo que perder, porque vamos de viaje y tenemos que irnos pronto. Empezaré por ti, le dijo a la mujer. ¿Qué deseas?”.  

La mujer le dijo: “Quiero convertirme en la mujer más hermosa, con un buen tipo, elegante. Que sea la mujer más deseada del mundo”. El dios le dijo: “Está hecho”. Hizo chascar la mano, y ¡zas! Y la convirtió en una mujer guapísima. La mujer se miró en el espejo y cuando vio lo guapa que estaba se dijo a sí misma, que como una mujer tan guapa como ella iba a estar con un hombre tan feo como su marido. La verdad es que su marido era un hombre normal, ni guapo ni feo, más bien bajito y delgaducho.  

El marido se puso muy contento de tener una mujer tan guapa a su lado y estar casado con ella.  

Así, cada uno estaba con sus cavilaciones, cuando de repente apareció un rey que iba a caballo. Al ver a la mujer, ni corto ni perezoso la subió al caballo, la montó a la grupa y se la llevó al galope.  

La mujer era feliz. Se pensó que era como una reina, que iba a entrar a formar parte de la aristocracia, a vivir con toda clase de lujos y a rodearse de gente guapa, elegante e importante. Que nunca le iba a faltar de nada.  

El marido estaba muy enfadado. Se decía: “Fíjate que ingrata, me casé con ella por lástima y ahora me traiciona y se va con otro”.   Llegó el turno de que le pidiera al dios su deseo y entonces el marido le dijo: “Quiero que mi mujer se convierta en un cerdo”.  

El dios hizo ¡zas! y la mujer se convirtió en un cerdo. ¡Imaginaros a la mujer convertida en cerdo montada en la grupa del caballo!   El rey iba todo feliz pensando en la boda con esa mujer tan hermosa que llevaba detrás, cuando se dio la vuelta para verla otra vez la cara, y se encuentra con que lo que lleva es un cerdo. Le dio un empujón y le tiró del caballo. Entonces la mujer bella-cerdo, se fue a cuatro patas hasta que se encontró con su familia otra vez.  

Finalmente, solo faltaba de pedir un deseo el hijo. Cuando el dios le preguntó qué quería él, contestó lleno de tristeza. “Mira la que has liado. Mi padre está enfadado y cabreado, mi madre está convertida en un cerdo y yo estoy hecho un desgraciado con la familia que tengo. Así que, mi deseo es que te olvides de nosotros y nos dejes como estábamos antes de que tú vinieras. Que volvamos a ser como éramos antes”.  

Así lo hizo el dios, les dejó como estaban antes de su llegada.

Se rumorea... se comenta...

No hay comentarios, ¿qué te parece si decimos algo?

Hay quien dice que también se puede hacer así...

No hay variantes, ¿nadie conoce más formas de hacerlo?